"Soy el nuevo año”. El nuevo año ya, pero si parece que fue ayer cuando comenzábamos el 2013… pero bueno pensándolo bien casi mejor que se acabe y cambia el viento. “Sí, el 2013 ha pasado sin pena ni gloria”.

¿Cómo sin pena ni gloria? No, no, ha sido horroroso. El mundo con cada vez menos que tienen cada vez más, y cada vez más que tienen cada vez menos. Un desastre ético aderezado por una economía constipada, una política vaciada por los mercados y por la falta de respeto absoluto por la diversidad y por los DDHH individuales y colectivos. Más cerca el PP y su virtual oposición, el PSOE, mirando para otro lado en relación con el final dialogado de la violencia y con la obscena corrupción que ocupa la escena española, y tratando que los “brotes verdes”, que sobre todo se dan en las televisiones, animen al 27% de su ciudadanía que no tiene trabajo. Y más cerca, en casa, ETA sin valentía para iniciar el desarme y  nosotros, los “vascos y vascas”, aparentemente tranquilos pero preocupados, muy preocupados con nuestro futuro sociopolítico y socioeconómico.

“Bueno quizá tengas razón, pero te aseguro que las cosas cambiaran en el 2014”. Sí, eso decís todos, pero luego ocurre como con los ‘compromisos’, que en estas fechas festivas realizamos, para hacer dieta, dejar de fumar o hacer ejercicios… y que no pasan de ser sino buenas intenciones. “Pero cada tiempo tiene su afán y hemos de ser optimistas, el optimismo es compañero inseparable de la solución”. Acepto, ¿Qué ves en el 2014? Comenzando por nuestra casa, la casa vasca.

“Avanzaremos en la consecución del final dialogado de la paz”. Me gusta sí, pero lo he oído muchas veces. “No, esta vez es la definitiva. Habrá movimientos, lo hemos visto con la declaración de los presos en los últimos días de 2013”. Sí, esto ha sido positivo y esperanzador… sigue, sigue adelante. “ETA iniciará un proceso formal de desarme y lo hará antes del verano”. Guau con fechas y todo, me suena a meteorólogo de oído, pero continúa. “Y el gobierno español se mostrará abierto a negociar un final negociado de la violencia”. Sí, eso te lo creo, no sería la primera vez que lo hace, eso sí, manteniendo lo contrario en público.

Y ¿el autogobierno? Porque de todos es sabido que la dependencia de España, en asuntos educativos, políticas culturales, económicas y sociales, etc., no es cosa buena.  “Uiii del autogobierno vasco mejor no hablar, no quiero problemas”. Y ¿de economía? “La economía mejor, gracias”.

Y ¿de nuestro pueblo vecino, España? y ¿de Europa? y ¿del mundo? “Ufff que lio, de eso mejor no comment”.

En fin, tampoco me has dado muchas pistas… “Claro de eso se trata. Ya sabes que en nuestra profesión es preferible confundirse en grupo que acertar por separado”. Vale, vale… pasa y ponte cómodo que voy a preparar algo.