Gorka Espiau ofreció el pasado 13 de septiembre una conferencia en la Universidad de Montreal sobre la relación entre Guggenheim Bilbao Museoa y el proceso de transformación socio-económica vivido en Euskadi desde el final de la dictadura. El título de la conferencia: “de-construyendo el mito del Museo Guggenheim Bilbao”, hace referencia a la necesidad de cuestionar la forma en la que se está presentando este caso a nivel internacional.

 La narrativa existente

En opinión de Espiau, hay una lectura muy simplista de esta iniciativa que está siendo aceptada acríticamente dentro y fuera de nuestro país. Según esta lectura, Bilbao era una ciudad a punto del colapso económico y social que pudo reinventarse gracias a la decisión de construir este museo. Esta decisión habría sido tomada por las élites de la ciudad en contra de la opinión de la mayoría de la ciudadanía. Como consecuencia de este análisis, muchas ciudades del mundo han intentado replicar este modelo, invirtiendo en edificios estrella que en casi todas las ocasiones no han conseguido los efectos regenerativos que se esperaban.

 Cuestionando esta narrativa 

La conferencia de Gorka Espiau cuestionó esta interpretación del “Bilbao Effect” desde muchos puntos de vista. Si la transformación de Bilbao está exclusivamente relacionada con el museo, ¿cómo es posible que los indicadores socio económicos de Euskadi hayan evolucionado de forma tan positiva y homogénea en todos los territorios vascos? ¿qué relación guarda la transformación de Bilbao con el resto de la transformación vasca? Si un edificio puede cambiar la ciudad, ¿cómo es que este tipo de iniciativas no han funcionado en el resto de lugares en los que se ha intentado?, ¿es posible que los dirigentes de una ciudad en declive pueda tomar decisiones unilaterales de estas características y financiar por si solos un proyecto de tal envergadura? ¿por qué nadie se pregunta la relación que existe entre este proyecto y muchas otras iniciativas extraordinarias de regeneración socio-económicas desarrolladas en ese mismo periodo? Y la más importante, ¿por qué pensaron que era posible convencer a la Fundación Guggenheim a que viniese a una ciudad como Bilbao?

 La dimensión cultural de la transformación vasca

En opinión de Gorka Espiau, no es posible entender el Bilbao Effect, o el conjunto del caso vasco, sin analizar la dimensión cultural de este proceso. Por dimensión cultural, entendiendo el conjunto de creencias y valores expresados en determinadas narrativas sobre el pueblo vasco que han hecho lógicas una serie de decisiones extraordinarias como la apuesta por el Guggenheim Bilbao Museoa, el fenómeno cooperativo, la nueva cocina vasca, la recuperación del euskera, la apuesta por la manufactura o la introducción de la RGI hace más de 20 años. 

Desde esta perspectiva de sistema complejo, el museo es un artefacto que representa la transformación de la sociedad vasca y no al revés. El museo es una pieza importantísima en un proceso de transformación que ya estaba en marcha pero no es el detonante del mismo.