La Universidad del País Vasco y sus cursos de verano no solo han dado una gran oportunidad a la innovación social dándole cabida en su plan de estudios sino que la han señalado como una herramienta de construcción social. En ese contexto, Agirre Center, a través de Juan José Ibarretxe y Gorka Espiau, ha compartido las experiencias acumuladas en este campo desde que iniciara su trabajo hace ya cinco años. Una de las conclusiones con las que se podría resumir el contenido de este curso es que a pesar de las dificultades y retos a los que nos enfrentamos en el momento actual, contamos con indicadores que demuestran la existencia de un modelo de desarrollo sostenible desde un punto de vista social, económico y medio-ambiental que puede ser proyectado hacia el futuro como marca país.

El curso impartido por ALC ha servido para abrir el campo de acción y abonar la apuesta por la innovación social, entendiendo ésta como ese puente necesario a construir entre todos para garantizarnos un futuro sostenible.

Seguir por la senda actual está llevándonos a una sociedad menos cohesionada y donde las desigualdades crecen. Tenemos conocimiento acumulado del que “poder tirar” para tomar un rumbo diferente. Estamos a tiempo para reconectar con los elementos tractores que nos permitieron desarrollar la transformación de los años 80.

“Debemos reconectarnos con el sistema de valores y los comportamientos que han caracterizado al pueblo vasco a lo largo de la historia. El “nuevo modelo vasco” debe construirse sobre iniciativas que conecten con los valores de competitividad en solidaridad que nos han llevado hasta los niveles de desarrollo humano que hoy disfrutamos. Mirar la realidad desde nuestra propia identidad para ver un futuro diferente. Si aplicamos la misma mirada que los demás, no podremos ver nada propio y diferente”, sostenía Ibarretxe.

En este sentido, y si conocemos a donde nos lleva el actual sistema, por qué no darle una oportunidad a explorar otros caminos. “Si nos conformamos con hacer lo que hacen los demás, acabaremos siendo como los demás. Si decidimos colectivamente tomar un camino alternativo, encontraremos muchas dificultades, pero seguramente alcanzaremos mucho mejores resultados”, planteaba Espiau.

En este contexto, el curso ha analizado los valores y la identidad que han existido en la construcción de la sociedad vasca, profundizando en las variables culturales que existen en nuestra identidad, con el fin de identificar aquellos elementos que pueden resultar de interés para la innovación social y la innovación abierta, y así, poder situarlos en las narrativas sociales actuales.

Agirre Lehendakaria Center considera de vital importancia la amplificación de narrativas transformadoras para el éxito de un territorio y de la comunidad. Por eso, ha compartido en este curso los valores y redes de colaboración que, por ejemplo, han existido en los procesos de recuperación del euskera, el movimiento cooperativista, el sistema universitario o el sistema de valores en el territorio de Gipuzkoa. Además del caso vasco, ha dado a conocer cómo están trabajando en el exterior diversas plataformas de innovación abierta.