La sociedad vasca se enfrenta al reto de promover el Desarrollo Humano Sostenible de Euskadi y construir su futuro de forma equilibrada socioeconómicamente, respetuosa con el medio ambiente y comprometida con los derechos humanos.